jueves, 5 de enero de 2017

Post del Viernes: Cuando el CORAZÓN pesa demasiado...


Cuando el corazón pesa demasiado algo se desequilibra. ¿Por qué sucede? El corazón adquiere un tamaño más grande del que normalmente tiene por todo aquello que abocamos en él. A veces ocurre porque estás demasiado contento y otras veces porque la tristeza o la añoranza está más presente de lo habitual.

En estos días de fiestas navideñas he tenido la sensación que a veces el corazón me pesaba demasiado y en algunos instantes se desequilibraba y me hacía no estar tan estable como me gusta sentirme. 
He intentado analizarlo, aceptando la experiencia con dulzura y sutileza, aceptándolo como si realizase un estudio psicológico, en este caso en primera persona. ¿Como lo hice? En primer lugar intenté detallar que sentía y lo describía como una sensación algo ingrata, molesta y en ocasiones asfixiante. El corazón parecía que ocupaba más espacio de lo habitual, oprimía y se sentía extraño en un cuerpo algo débil.

Este "sobrepeso " venía provocado por momentos de diferente tipología. En primer lugar por instantes de mucha felicidad y en segundo lugar por otros de cierta tristeza. Los momentos repletos de alegría los vivía el recibir buenas noticias, por llamadas telefónicas a familiares y amigos o por vivir indescriptibles experiencias a partir del viaje que estaba realizando. Después de vivirlos me sentía algo casada y desubicada . En otras ocasiones el sobrepeso venía provocado por los sentimientos que me provoca encontrarme lejos de los míos, amigos y familia, y por algunas preocupaciones que aparecían en mi mente valorándolas y dándoles más importancia de lo que realmente tenían, generando en mi mente pensamientos pesantes y rotativos.

Analizarme me gusta y creo que es fundamental porque te permite conocerte, reconocerte y aceptarte. En esta ocasión me ha posibilitado entender y racionalizar que nuestros pensamientos vienen determinados por nuestros sentimientos y que debemos aprender a parar la mente y aceptar lo que sentimos porque cuando aparece el sentimiento escondido, el pensamiento negativo desaparece por completo .

¿Cómo hacerlo? Siendo consciente del sentimiento, tener paciencia y permanecer en él sin luchar para cambiarlo y dejarlo ir sin resistirse...eso es todo.

Con esto no digo que sea un error emocionarse o entristecerse pero creo que pasa a ser negativo si después de la experiencia nos sentimos incómodos, desequilibrados y como si zozobrásemos como un barco en un mar algo agitado.

Mi corazón parece que vuelve a estar tranquilo, sereno y contento y yo me siento mucho más aliviada. Vuelve a tener el tamaño que le corresponde y funciona sin tener que hacer un sobre-esfuerzo para funcionar bien porque ya no tiene que soportar pesos inútiles que roban su paz interior.

Aceptarse y analizarse con ternura para avanzar ¡aquí está la clave!
Feliz fin de semana equilibrado para tod@s!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada