jueves, 22 de junio de 2017

Post del Viernes: ¡La vida es un gran espejo!


Subo hasta lo más alto de la montaña corriendo, me gusta hacerlo porque disfruto viendo el mundo con más perspectiva. Así lo observo de diferente manera, más pequeño y insignificante volviendo a dar el grado que toca a cada cosa. Siento que la vida se convierte en un gran espejo que te refleja lo que eres y haces y te permite descubrir hacia donde quieres ir. Mientras voy sumando zancadas en mi mente resuena la idea que hay algunas personas que prefieren mirar los espejos de los demás porque les da miedo mirar el suyo...no lo critico porque es una elección personal pero yo prefiero mirar el mío.

Durante estos meses fuera de casa he mirado intensamente mi espejo no por egocentrismo sino por haber aprendido que si no me conozco y entiendo a mi misma no puedo entender y conocer a los demás ni todo lo que sucede a mi alrededor. Al hacerlo, una de las cosas que más me han impactado, es darme cuenta de todo lo que me cuesta y en lo que no soy tan buena. Cuando te encuentras con ello por primera vez te molesta, quieres anularlo o mirarlo de reojo...pero descubres que cada día vuelve a aparecer. Sin dramas y día tras día aprendes a aceptarlo, examinarlo y buscas cómo mejorarlo. He conocido mis temores y entendido porque están dentro de mi. He entendido lo que me cuesta y el porqué, lo he analizado con interés, de forma natural, sin estrés, entendiendo que el ego te roba energía porque se siente perdido cuando está lejos de su esencia. Ser torpe, tener dificultades, equivocarse... forma también parte de mi vida.

Un segundo paso ha sido detallar más concretamente en qué tengo dificultad y buscar los medios para resolverlo o minimizarlo, analizando las habilidades que faltan. A la vida se lo tenemos que poner fácil porque tan sólo es el espejo de lo que llevamos dentro. Aprender a reconocerte sin que te reconozcan, descubrir el ego, entenderlo y transcender. Aprender a honrar nuestros errores y dificultades sin ocultarlos para poder celebrar el encuentro contigo mismo, con los otros y con la esencia del vivir...

Primero te sientes pequeño pero después te das cuenta que mirar a ese espejo y afirmar soy así y puedo cambiar o soy así y lo puedo intentar te libera y anima a hacerlo, sin vergüenzas ni cargas absurdas. La perfección no existe pero sí el avance y el interés por mejorar. La vida es un gran espejo sólo hay que saber mirarlo para ser cada día un poco mejor...

Buen fin de semana de observación para tod@s!

lunes, 19 de junio de 2017

La FOTO del Martes: Pobre es aquel que necesita mucho...

Pobre es aquel que necesita mucho...
¿qué necesitamos para vivir?
Únicamente usamos el 20% de las cosas que poseemos (ropa, objetos,...), así que el 80% vive en nuestros armarios o cajones sin ser utilizado.
Cuando conoces a personas que han optado por una vida más sencilla te das cuenta que TODO lo que importa deja de ser material: salud, amistad, amor, compañía...
Pobre es el que no sonríe, el que no tiene con quien hablar, el que vive pensando que todo y todos son peores, el que no para de juzgar, el que no es capaz de entender la fugacidad de la vida...
Pobre es aquel que necesita mucho para vivir...
La vida vuelve a convertirse en una elección...
National Geographic Award

jueves, 15 de junio de 2017

Post del Viernes: Entendiendo a eso que le llaman intuición...

La intuición es algo que habla pero que a veces no sabemos entender. Corre a nuestro alrededor de puntillas, nos acompaña sin presionarnos, nos susurra pero muchas veces parece que estemos sordos o nos de miedo escucharla. Se convierte en una habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera clara sin la necesidad de utilizar la razón.

Si somos capaces de conectar con ella parece que el mundo se amplía, pudiéndolo mirar de forma muy diferente. Si realmente nos atrevemos a mirarla a la cara nos explica que la vida hay que vivirla con sobriedad teniendo tiempo para las cosas que nos motivan y nos hacen disfrutar, y lo más importante, sabiendo elegir cuáles son y eso  no siempre es fácil. La elección se convierte en una  decisión libre porque si algo se impone la intuición muere.

Nos enseña a escucharnos, a mirar hacia dentro descubriendo que la cosa más grande que tenemos es estar VIVOS. Y lo demás es posterior, todo, absolutamente todo. Cuando lo entendemos todo vuelve a cobrar sentido. Dejas de preocuparte por lo que no tiene sentido y pruebas, te arriesgas, te lanzas, caminas abriendo puertas que nunca antes pensabas que ibas a descubrir, confiando y sintiendo que puedes porque amplias el conocimiento y cambia la valoración que uno posee de uno mismo sabiendo tomar mejores decisiones. Intuir es escucharse y saber anticiparse acallando la mente. Poder descartar y optar por aquello que en ese instante carece de una respuesta clara y segura pero que te impulsa a querer hacer algo nuevo o a vivir las actividades cotidianas encarándolas como retos libres de prejuicio. 

Me gusta saber que está y me acompaña. Hubo algún tiempo que me costaba mirarla a los ojos pero ahora no dejo que me abandone.  Pero ¿cómo te conviertes en una persona intuitiva?

- Es necesario escucharse, tomar tiempo para mirar hacia el interior sin que hayan cosas que nos distraigan, saber parar y tener tiempo para detenerte completamente (en mi caso meditar).
- Aprender quiénes somos, actuando acorde a lo que sentimos, nos decimos y hacemos.
- Dedicar tiempo a observar sin prejuicios.
- Escuchar y conectar con los demás.
- Saber imaginar qué queremos y por qué.

De nuevo comprendo que la necesito para vivir, porque la lógica casi siempre tiene razón pero la intuición jamás se equivoca.

Buen fin de semana intuitivo para tod@s!

lunes, 12 de junio de 2017

La FOTO del Martes: ¿Definición o la indefinición?


¿Cómo vivir la vida, desde la definición o la indefinición?
 ¿Desde la consciencia y el control o desde el inconsciente y el desorden?
El cerebro es un órgano en construcción y reconstrucción continua aunque muchos no lo crean. Su plasticidad neuronal nos otorga la posibilidad de cambiar, probar, arriesgar, retroceder si es posible.
Si no cambiamos o modificamos es porque realmente no estamos convencidos o no nos atrevemos a ello...
¿Difícil decisión?
Milford Sound
South Island
New Zealand

jueves, 8 de junio de 2017

Post del Viernes: Cerrando un círculo....

Todo empieza y todo acaba, absolutamente todo. Ahora mismo estoy en "standby", parada observando mi pantalla del portátil y escribiendo en la que vuelve a ser mi casa. Después de un largo viaje de más de 36 horas que me ha permitido empezar a evaluar, valorar y sobretodo dar gracias por todo lo vivido en New Zealand, llega el reencuentro tan esperado con la familia y poco a poco con los amigos a los que he añorado en muchas ocasiones. Abrazos que te hacen emocionar, lágrimas de inmensa alegría, sonrisas y palabras que te llenan todo el cuerpo ... volviendo a agradecer que todos están bien y que siguen ahí donde siempre, escuchando, alegrándose y animando.

En estas noches de cierto insomnio  pienso en los ciclos de la vida. Los inicios de las nuevas etapas siempre vienen marcados por un sentimiento de cierta pérdida y a la vez de una sensación de absoluto agradecimiento interno que te hace saber que algo da comienzo. Cuando iniciamos una nueva etapa vivimos los momentos previos con alegría y cierto temor, todo se envuelve de preparaciones, de despedidas, de proyecciones de cómo irá o qué sucederá. Sabemos que algo empieza a funcionar, a moverse. Pero ¿somos tan conscientes cuando algo llega a su fin? Creo que nos cuesta mucho más y pienso que saber cerrar el "círculo" de una etapa o una experiencia es fundamental. Es como una partida de ajedrez: has movido muchas fichas, has aplicado tus técnicas pero esta no finaliza hasta que das la mano a tu adversario para constatar que todo ha acabado y toca empezar de nuevo.

Ha llegado el momento de empezar a cerrar algunas puertas, guardar experiencias, amistades y momentos irrepetibles y despedirse con la misma ilusión y serenidad con la que inicié este gran proyecto. Me siento en paz conmigo misma, con un sentimiento de cierto recogimiento por ser consciente del crecimiento personal y profesional realizado, intentando observar cómo he asumido mis responsabilidades, parándome para escuchar lo que siento, habiendo entendido que únicamente debo ser lo que realmente soy sin pretender ser lo que no soy o obtener algo que no me pertenece. Me doy cuenta que cuando aceptas quién eres y qué haces eres capaz de sentir la paz y la felicidad de forma más duradera, las situaciones que te provocan dolor las aceptas acogiéndolas e intentando gestionarlas lo mejor posible, sin apegarte y sin rechazar  lo "otro". Porque la vida es eso una sucesión de alegrías y tristezas, de buenos encuentros y desencuentros, de grandes éxitos y malos intentos, de inicios y finales.

¿Y cuál es el objetivo a partir de ahora? El no desear cada vez más y más y optar por una simplicidad para seguir conociéndome, explorando, aprendiendo. Mucho más que acumular "conocimientos" acumular VIDA. Evitar  juzgar, valorar, comparar o competir mirando profundamente las causas, con estabilidad y la máxima lucidez, para darme cuenta de las cosas con calma emocional, sabiendo aceptar mis anhelos, miedos o necesidades. Trabajando mis sensaciones, emociones y pensamientos para ser feliz y sobre todo hacer feliz a todos aquellos que nos rodean, sabiendo lo que es realmente necesario y qué es superfluo. Además de todo ello empiezan nuevos proyectos personales y profesionales que me llenan también de ilusión y que tocará disfrutar al máximo.

Así cierro un círculo, un círculo al que siempre estaré agradecida, bye New Zealand gracias por todo, hello Spain.

Buen fin de semana a tod@s!

lunes, 5 de junio de 2017

La Foto del Martes: Dejar de Esperar

A veces llega el momento de dejar de esperar,
de dejar de pensar tanto,
de dejar de culpar,
de dejar buscar,
de dejar de opinar,
de dejar de interpretar,
de dejar espacio,
de dejar de mirar atrás,
de dejar de rumiar
de dejar...
y dejarse ir...

jueves, 1 de junio de 2017

Post del Viernes: La vida es OPTAR (9 meses en New Zealand)

Me gusta dar las gracias por todo lo que tengo. Me enseñaron desde muy pequeña a hacerlo. Recuerdo a mi madre sentada en el borde de la cama, cansada por su largo día de trabajo fuera y dentro de casa, pero siempre dispuesta a arroparnos y a dedicarnos unos minutos para  desearnos unas buenas noches antes de apagar la luz. Recuerdo que antes de hacerlo dedicábamos mis hermanas y yo con ella unos minutos a recordar algún momento del día que nos hubiese gustado y a dar gracias por él y por las personas que teníamos alrededor. Aun hoy cuando me voy a dormir intento hacer lo mismo ...

Cumpliendo 9 meses viviendo en New Zealand doy las gracias por todo lo vivido, experimentado, disfrutado y a veces sufrido. Cuando estás lejos echas a faltar con intensidad y a la vez tienes la capacidad de ver las cosas desde otra dimensión y óptica. Todo tiene su parte positiva, sólo hay que saber encontrarla. Estoy convencida que la vida es OPTAR porque si no lo haces, otros lo harán por ti o siempre estarás en el mismo punto sin atreverte a cambiar nada. Prometo que estar aquí no es nada fácil, ¿volvería a hacerlo? ¡Por supuesto!

Durante estos meses, al tener que estudiar mucha estadística e interpretar gráficas, me he hecho muy "amiga" de los números y por ello he intentado resumir  algunas de mis experiencias aquí utilizándolos. Un interesante ejercicio para resumir en cifras la cantidad de cosas vividas por ahora... Ahí va...

- 12 vuelos
- 2 terremotos
- 1 ciclón
- 2 fuertes nevadas
- 2.520 km caminados
- 1 maratón
- 1 maratón participando como ayudante de la organización
- 17 arcoiris completos
- 4 estaciones
- 4 ciudades
- 36 semanas intensas de clases
- 11 profesores
- 2 títulos internacionales
- 2000 horas de inglés
- 18 video-conferencias
- Más de 200 lecturas y análisis de textos científicos.
- 10 libros leídos (alternando 3 idiomas)
- 11 proyectos editoriales
- 4 artículos para revistas educativas
- 15 bolígrafos acabados
- + de 100 personas conocidas de 27 nacionalidades diferentes
- 252 tuppers
- 3150 minutos de meditación
- 9 meses sin ver la tele y escuchando una sola emisora de radio: More FM
- 1 gran inspirador durante estos meses en mi plant-based y mis entrenamientos : Rich Roll http://www.richroll.com/
-    119.003 Número de visitas al blog (contentísima que tanta gente pase por el blog)

- INCONTABLES runnings por las montaña, buenas y impactantes conversaciones,  amaneceres de ensueño, momentos de frío intenso, de risas, de dudas...

¿Qué puedo pedir más? Sólo poder seguir disfrutando... Conociéndome, respetándome, mejorando... porque quien sigue los pasos de otro no llega a ninguna parte, así que decidida a seguir los míos.

Buen fin de semana a tod@s!


lunes, 29 de mayo de 2017

La foto del Martes: ¿Qué es la inteligencia?

"Si la inteligencia es hacer fácil lo difícil, la estupidez es hacer difícil lo fácil"
Pero si la inteligencia es compleja no lo es tanto su definición...
Según Krakauer resulta clara: “La inteligencia es una serie de reglas y manipulaciones que te garantizan llegar a una solución en pasos o menos”. O, dicho de una manera más simple: “la inteligencia consiste en encontrar soluciones simples a problemas complejos”.
Aprender a hacerlo resolvería mucho de las contrariedades y obstáculos que aparecen en nuestro camino...tan solo es eso...encontrar...

Foto by National Geoprahic

jueves, 25 de mayo de 2017

Post del Viernes: Prestar atención en lo que es IMPORTANTE...

Viajar te permite sumergirte en conversaciones que no son tuyas. Lo haces con cautela y respeto más que por querer invadir, lo haces con curiosidad, convirtiéndose en muchos casos la conversación de dos extraños en una fuente de estímulo,  de conocimiento o de inspiración. Me gusta pasar parte de mi tiempo en aeropuertos y estaciones. Me apasiona viajar porque me inspira, me permite trabajar y escuchar, observar nuevos paisajes y "conocer" a muchas personas aunque nunca llegue a hablar con ellas.

En mi último viaje en autocar escuché una maravillosa conversación entre el conductor del mismo y una pasajera que parecía perdida y muerta de frío en un principio, para convertirse en una famosa escritora. La novelista informaba al chófer que iba a nuestra ciudad de destino a visitar su universidad y realizar una charla allí. El conductor, un hombre de más de 60 años con cara de bonachón y buen humor, en todo momento se preocupó por ella (igual que por el resto de pasajeros) y una vez en ruta los dos empezaron a hablar de libros y literatura. Prestar atención me permitió admirar la capacidad del chófer, que con agilidad y elegancia, describía el estilo de escritura de autores contemporáneos, de clásicos y de los últimos best sellers en lenguas tan diferentes como es inglés o el alemán. Me magnificó su forma de relatar las historias, su buena memoria para recordar los nombres de los autores y los títulos de los cientos de libros con los que había disfrutado, su pasión por un personaje que tan sólo aparecía en 6 páginas en un viejo volumen que le había marcado para siempre. ¿Increíble? En mi viaje de vuelta una mujer australiana con pinta de despistada y muy risueña se sentó junto a una chica colombiana que acababa de llegar al país con un nivel de inglés muy bajo y aprovechó el camino, sin conocerla, para darle clases de inglés, altruismo en estado puro. Prestar atención a esta gente me permitió reflexionar sobre lo distinto que somos las personas y de la importancia del lenguaje para poderse comunicar.

La capacidad para prestar atención en lo que cada uno considera importante permite ignorar lo que es irrelevante, convirtiéndose en una habilidad  básica para no cargarse de pesos, culpas y pensamientos que no llevan a nada. Esta habilidad posibilita descartar todo aquello que NO nos interesa, que no nos aporta absolutamente nada y a veces hasta nos ensucia. Saber prestar atención en lo que consideramos esencial nos ayuda a ser más responsables, focalizando nuestro entusiasmo para que las cosas sucedan, aceptar lo que nos ocurre y todo lo que sucede a nuestro alrededor teniendo consciencia de ello.

Me gusta entender la vida así y así quiero seguir poniendo atención a la vida, ya que creo que es la opción que más me beneficia.

Buen fin de semana de observación consciente para todo@s!

lunes, 22 de mayo de 2017

La Foto-Visual del Martes: ¿Qué te da la LIBERTAD?

La LIBERTAD solamente te la da el CONOCIMIENTO,
nuestra responsabilidad es hacer el esfuerzo, pero no determinar el resultado.
El aprendizaje empieza cuando deja de ser el objetivo.

By @marato2011

jueves, 18 de mayo de 2017

Post del Viernes: Quizás vivir es un ingrato trabajo...


Nos encontramos en el momento de la historia de la humanidad donde disponemos de más recursos y oportunidades para vivir mejor que nunca antes lo habíamos podido hacer. Avances y más avances marcan nuestra evolución: somos capaces de usar nuestra inteligencia aplicándola a la ciencia, la medicina, la educación o la política. El ser humano es capaz de investigar sobre la Inteligencia Artificial, curar enfermedades que antes eran 100% mortales o planear llegar al planeta Marte en poco tiempo, también de utilizar la energía nuclear para crear bombas y lanzar misiles. Pero esta "inteligencia" no impide que cada vez haya más gente que necesite ser medicada, se hayan disparado los casos de depresión y ansiedad, de diabetes por una mala alimentación y de personas que viven en una habitación sólo teniendo contacto con el exterior de forma "on line". Curioso, muy curioso, así es el ser humano.

Con ello quiero decir que el ser humano es capaz de hacer lo mejor y de elegir lo peor, de convertirse en un héroe o en el mayor de los villanos. ¿Y cómo lo hacemos? Muchas veces eligiendo en qué dedicamos nuestra inteligencia e invertimos nuestras fuerzas, a veces la vida entera. En ocasiones trabajamos y trabajamos por nuestro ego, haciendo y haciendo y creyendo que la vida es eso, trabajar únicamente por un objetivo. En otras ocasiones disfrutamos tanto haciéndolo que queremos más porque disfrutamos mucho con ello. Pero llega un día que si tienes suerte, convirtiéndote así en alguien muy afortunado,  te das cuenta que quizás eso no es sólo vivir, que el trabajo es tan solo un ingrato acompañante que ha decidido acompañarnos en nuestro camino si no podemos controlarlo y nos controla él a nosotros.

Por ello ¿es importante analizar lo que hacemos y dónde invertimos nuestras fuerzas? ¡Yo creo que sí!  Esta semana, en un largo viaje en autobús que he tenido que hacer, miraba por la ventana y observaba el paisaje: los árboles y sus hojas con ciento de tonalidades distintas, las ovejas y otros animales, las montañas con algo de nieve en sus cimas. La paz que sentía en esos momentos me hacían pensar qué hago aquí, porqué estoy tan lejos, porqué me he aventurado a investigar sobre temas que a veces no entiendo y me superan y mi conclusión es: ¡por aprender! Saberlo y volvérmelo a repetir me serena y me anima, porque no puedo negar que a veces las fuerzas flojean. No es únicamente trabajar duro por un objetivo es aprender de todo y con todo. Me doy cuenta que NO quiero demostrar nada, no quiero conseguir NADA. Sólo quiero aprender. Aprender siendo consciente de cómo crezco y me transformo, de cómo cambio y cambia todo lo que está a mi alrededor, de como dudo. Darme cuenta de que esto me libera, da sentido a las horas dedicadas a las clases, a la lectura y la investigación, me tranquiliza porque si no "llego" allí donde me he propuesto llegar después de haberlo dado  quizás es porque no tengo que alcanzarlo en ese momento o quizás porque hay otros caminos para elegir u otras soluciones a tomar.

Es sólo eso, aprender no únicamente trabajar y saber que mi trabajo es solo eso: aprendizaje...
Buen fin de semana a tod@s!

jueves, 11 de mayo de 2017

Post del viernes: PERDERSE en la vida... y como VOLVERSE a encontrar

Perderse en la vida. Aun haciendo lo que crees que tienes que hacer. Aun pudiendo estudiar o trabajar en lo que has elegido. Aun teniendo una familia a la que quieres con locura. Aun teniendo un futuro prometedor y oportunidades para conseguir proyectos que llevas mucho tiempo soñando.

"Estoy perdido en mi propia vida". Así lo ha explicado un compañero hoy en clase. "Estoy aquí pero sigo perdido. Estoy a miles de km de casa y no acabo de encontrar por donde seguir. Sé que lo que hacía allí no me hacía feliz pero ahora aquí tampoco acabo de encontrar mi lugar. No sé qué puede hacer para que me vuelva a sentir que estoy en el camino".

A mi alrededor tengo personas que tienen muy claro lo que quieren hacer y se esfuerzan para conseguirlo.  Trabajan duro por ello, muy duro, puedo asegurarlo pero también disfrutan con ello. Otros, al llegar aquí y ver todo con más perspectiva, lejos de la realidad cotidiana, la familia o los amigos se dan cuenta que los sueños que habían metido en la maleta, sus objetivos principales, han dejado de tener sentido. ¿Y qué hacer en ese momento?

Esta semana una compañera ha decidido abandonar su Doctorado en Filosofía después de estar más de un año trabajando en su tesis. "He descubierto que tanto esfuerzo ahora ha dejado de tener sentido". Difícil decisión. La admiro por saber escucharse, encarar el problema, por su sinceridad y su entereza. Ahora quiere darse un tiempo, disfrutar cuando sale de las clases para pasear y disfrutar del paisaje o de la compañía de otros. Nos explica que le gusta trabajar la madera y que quizás algún día inicie un negocio para hacer muebles con sus propias manos. Le digo que es valiente, que en la vida siempre hay tiempo para seguir o dejar. Me hace pensar mucho su decisión.

Sentirse perdido tiene sus ventajas pero no podemos negar que duele y es un difícil momento cuando pasas por él. Te sientes desorientado, a veces triste, otras esperanzado. Es como andar en tierras movedizas con la sensación que te hundes, que nada te puede mantener en la superficie. En mi vida me he sentido así en muchos momentos y me opción siempre ha sido la misma: no abandonar nunca y no dejar de caminar. ¿Hacia donde? Muchas veces no lo sabía pero mi opción siempre es estar en movimiento . La parte positiva es que siempre puedes volver a empezar de nuevo, olvidando lo ya realizado, focalizándose en las oportunidades más que en las dificultades.

Así... ¿cómo creo yo que se vuelve a encontrar el camino?

- Aprendiendo que somos más fuertes que nuestros hábitos porque estos se pueden cambiar.
- Intentando conseguir un equilibrio entre la mente, el corazón y todo lo que nos rodea. Para ello hay que escucharse profundamente, sin juzgarse ni tener miedo.
- Sabiendo leer la vida, porque es la única forma de leerse a uno mismo y "subir de nivel" en lo que piensas, sientes o haces.
- Entendiendo que lo que es más importante no es lo que te pasa sino el impacto que esto tiene en ti.
- Comprendiendo que los demás pueden tener otros proyectos o propósitos que no son los tuyos. Cada uno tiene que tener claro que desea realmente. La comparación puede llevar al vacío.
- Aprendiendo a valorar todo el esfuerzo que hay detrás de cada decisión.
- Descubriendo que no tenemos talento para todo, pero sí para "algo".
- Mirar también de donde venimos para valorar lo ya hemos conseguido, no hay que empezar siempre de cero.

Volver al camino supone dejar de esconderse a la vida y mirarla de cara para descubrir lo que te ofrece pero sólo uno mismo puede hacerlo...no hay que esperar a que otros lo hagan por nosotros......
Buen fin de semana a tod@s!

lunes, 8 de mayo de 2017

La FOTO-VISUAL del Martes: Cuando menos somos, más necesitamos tener...

Cuando menos somos, más necesitamos tener...
Cuando no se tiene nada, se dan más oportunidades al SER...
Desidentificarte, vivir desnuda, sin más...¿y si eres capaz de hacerlo? Todo desaparece, dejas de tener expectativas, de preocuparte por las posesiones, lo que deseas o careces, porque dejas de tener necesidad.
Te quedas sólo contigo mismo, poco vale lo vivido o conquistado con anterioridad porque únicamente te queda lo que ERES.
Dejas de identificarte con muchas cosas que has creído SER y como ocurre con las hojas de los árboles, vas descubriendo quien no ERES y ya nada te pertenece porque lo que ya es tuyo ya lo posees. Lo posees y lo coges pero con las manos abiertas, sin retenerlo, porque ya lo has dejado de desear, porque lo has dejado de pertenecer porque ya forma parte de un todo.
Como las hojas de un árbol van cayendo tus seguridades, tus apariencias y sólo queda el tronco, la esencia de uno mismo.
Y todo lo que cae al suelo se convierte en humus, todo lo que ha caído alimenta la misma tierra y te ofrece la fuerza para seguir creciendo. Aquello que dejas se transforma, con humildad, en la tierra que te llevará a seguir creciendo, y creciendo, sin identificarte con nada...para rendirte a la evidencia impermanente de vivir en un mundo que ya no ves.

Visual Thinking Life
Hoy más que nunca 100% @marato2011

jueves, 4 de mayo de 2017

Post del Viernes: ¿Cuándo empiezas a ser VIEJO? (8 meses en New Zealand)

Recuerdo sus manos sobre las mías. Me las calentaba cuando llegaba a casa después del instituto deseosa de volverla a ver. Anhelo sus besos, su mirada y sus imperiosas ganas de aprender. Una aprendiz de más de 90 años que había tenido una vida difícil soportando una guerra que nadie entendió, la falta de posibilidades económicas para atender a sus hijos como ella hubiese deseado y la muerte de un joven marido e hijo. Pero su actitud siempre fue positiva,  ni una queja, ni un lloro fuera de lugar. ¿Cuándo empezó a ser una mujer mayor? Cuando decidió que había llegado la hora de irse, nunca antes. Aprendió a escribir cerca de los 80 años y se emocionaba cuando podía firmar sin tener que utilizar su huella dactilar escribiendo su largo nombre con letras temblorosas pero sin necesitar la ayuda de nadie. Con ella compartí sus primeras lecturas de palabras emocionada como un niño cuando lee por primera vez la palabra papá. Nunca quiso dejar de aprender, de moverse aunque su cadera casi no se lo permitía, de querer entender todo lo que le rodeaba.

¿Cuándo te conviertes en una persona mayor? ¿Cuando empiezas a ser VIEJO? Creo que depende de cada uno, es realmente una opción personal. Recuerdo ahora cuando hace 8 meses opté por dejarlo todo para viajar a la otra parte del planeta. Me acuerdo cuando decidí compartir la noticia con mis compañeros y amigos. La mayoría se extrañaba y algunos de ellos me dijeron pero ¿no eres demasiado mayor para esto? Cuando lo recibía me apenaba que equiparemos los años de una persona con sus ilusiones y sueños. Si tienes ganas de aprender ¿quién debe poner las barreras? Ahora comparto mis días con gente de más de 27 nacionalidades, de edades muy diferentes, cada una estudiando aquello que ha elegido, que le mueve a estar muy lejos de los suyos porque el esfuerzo vale la pena, no paro de aprender con ellos y de ello...aunque algunos piensan que ya soy algo mayor.

En New Zealand observo a la gente con más de 70 años y su aspecto me impacta. Sus rostros casi sin arrugas, sus claros ojos que regalan vida y experiencia, su aspecto juvenil me hace pensar que no existen viejos en este país, sólo personas con edad. Peter tiene más de 80 años. Dirige un grupo de voluntarios con entusiasmo y ilusión. Me saluda al verme con mucha educación. Sus grandes manos y su fuerza al estrecharme las mías me lleva a pensar que tiene aún mucha fuerza guardada. James, mi vecino de más de 70, me pregunta si necesito algo mientras corta madera sin cesar. En este tiempo nunca le he visto triste. Me saluda cada mañana con una una gran sonrisa mientras coge su coche para irse a trabajar, ni una queja, da igual que sea lunes o viernes. Aquí la gente no se jubila, es gente activa, gente que vive abocada a sus proyectos unidos a una naturaleza que les alimenta y les invita a salir de casa. 

A veces imagino en mi cabeza un listado de todas aquellas cosas que cuando tenga más edad, cuando pueda disponer de mucho más tiempo libre quiero llegar a hacer. Estudiaré nuevas profesiones entre ellas periodismo y filosofía, seguiré corriendo allí donde vaya, recuperaré la lectura de todos aquellos libros que he dejado por el camino, aprenderé nuevos idiomas, visitaré otros países e investigaré sobre sus tradiciones, me ofreceré en todas aquellas iniciativas donde pueda colaborar para hacer la vida un poco mejor de los demás...Sólo pido salud, lo demás ya lo pondré yo.

Por ello llego a la conclusión que mayor es aquel que deja de ilusionarse, que no tiene curiosidad, que no quiere afrontar los continuos fracasos, que pone por excusa la edad para no programar nuevos propósitos, que se ha cansado de vivir...da igual que tengas 20 o 90...la actitud es la que nos mueve  a hacer o no hacer...¡Yo no quiero ser VIEJA nunca! Así que empiezo a enfocar el futuro con esta mirada...¿y tú?

Buen fin de semana a tod@s!

lunes, 1 de mayo de 2017

La FOTO del Martes: El cuerpo y el aprendizaje

"El cuerpo y el cerebro se hallan inmersos en una danza interactiva, continua. Los pensamientos que son implementados en el cerebro pueden inducir estados emocionales que son implementados en el cuerpo, mientras que el cuerpo puede cambiar el paisaje del cerebro y, de este modo, el sustrato que sustenta los pensamientos"
Muévete! Expresa! Afirma! Aprende!

A. Damasio
Foto de Vadim Stein
Universo Coporal
Delicadeza y movimiento de cuerpos en movimiento

jueves, 27 de abril de 2017

Post del Viernes: ¿Dónde se esconden los RECUERDOS?

Llevo una semana soñando mucho más de lo habitual. Al despertarme aparecen en mi mente imágenes que han llenado mis sueños durante la noche. Sueño con personas que conozco y con otras que no he visto jamás, con lugares donde he estado y otros que me son desconocidos. A mi me me gusta soñar. ..Hoy el sueño ha sido mucho más real de lo habitual porque al despertarme dudaba si había sucedido. Mientras corría pensaba que era totalmente imposible porque las personas que aparecían en él esta vez se hayan muy lejos de donde yo me encuentro. El sueño ha provocado que viniesen a mi mente recuerdos olvidados y me ha hecho cuestionarme ¿Dónde se esconden los recuerdos?
Todos tenemos recuerdos. Algunos son positivos, otros no lo son tanto y cuando vuelves a vivirlos querrías que se fueran para siempre. ¿Dónde se esconden que cuando menos te lo esperas vuelven a presentarse ? ¿Dónde se han ido los que no podemos recordar?

Me imagino que la mente de las personas es un armario lleno de cajones. En ellos los recuerdos entran y salen con libertad manejando todo lo que vivimos y experimentamos. Ellos mismos se agrupan sin robarse unos a los otros el protagonismo. Cada cajón recoge recuerdos de tipología diferente.  Existe el cajón de los Buenos Recuerdos, el cajón de los Extraordinarios (creo que todos aspiran a estar allí pero pocos pueden hacerlo), el cajón de los Indeseables, el cajón de los más Delicados... También existe el cajón de los Solitarios (ya que sólo tú sabes que existieron) o de los Quizás (porque a veces no estás seguro si realmente existieron)...Por último existe el cajón de los Sentidos ya que son los que aparecen de nuevo y te tocan muy adentro. Lo hacen con mucho cuidado y respeto escondidos detrás de una canción, de una foto, de un olor o de una sonrisa de un desconocido.

Hay quien dice que no le gusta recordar obligándose a vivir siempre en el presente. Yo empiezo a pensar que me gusta recordar porque me ayuda a crecer, a transformarme, a sentirme más feliz y más agradecido. ¡Cómo olvidar lo ya vivido y sentido! Esta semana he recordado más de lo habitual, quizás inconscientemente lo necesitaba. Me han acompañado momentos que me hicieron felices, momentos que sé que no volverán a pasar pero que agradezco haberlos sentido... Deseo que mis recuerdos queden en mi para siempre, que no se pierdan, que me sigan recopilando todo lo que fui, viví o sentí...

¿Cómo debe ser una vida sin recuerdos? Hoy los míos se acuerdan de todos aquellos que los perdieron alguna vez y jamás volverán...a ellos les regalaría todo lo que la vida me ha regalado a mi recordando...
Buen fin de semana con maravillosos recuerdos para tod@s!

lunes, 24 de abril de 2017

La FOTO-VISUAL del Martes: No te midas con los demás, sino con el alcance de tus posibilidades

Si él lo hace yo también debería poder hacerlo...
Si todos pueden no puedo ser menos...
¿Cómo no voy a intentarlo si todos lo han intentado antes?
Dejar de pensar en TODOS para pasar a pensar en UNO mismo...
Nuestras posibilidades están directamente relacionadas con nuestras habilidades y capacidades, con nuestros propósitos, con nuestros intereses y limitaciones...pero somos nosotros quien debemos elegir qué y cómo queremos vivir las cosas.
SER uno mismo es mucho más que ser como TODOS..
Elige,  empieza, camina..
 Como TÚ sólo quieras ...

Grábatelo: empieza, siéntete libre, sé valiente, guía tu vida...

New Beginnings- Courage- Freedom- Guide
...y haz tu propio camino!

Visual Thinking Life by @marato2011

jueves, 20 de abril de 2017

Post del Viernes: ¿Resistir o insistir en la vida?


Hay situaciones que no entendemos, que parecen ser contrarias a lo que pensamos o sentimos. ¿Qué hacemos cuando esto sucede? Lo he estado analizando y creo que el 90% de las ocasiones intentamos resistir, luchar para cambiarlas.

Quizás con un ejemplo se entienda mejor lo que quiero decir. Imagina que estás comiendo con un grupo de personas y una de ellas hace una afirmación que es totalmente  opuesta a lo que tú piensas, expuesta de una forma radical y taxativa. ¿Cómo reaccionas? Quizás perteneces al pequeño porcentaje de la población que prefiere no opinar y mantenerse callado pero debo constatar que la gran mayoría utilizamos un gran nivel de energía exponiendo argumentos para defender nuestro punto de vista y convencer al otro que está equivocado. Creo que esto no es erróneo pero pasa a ser nocivo si no se nos va de las manos porque a veces transformamos la situación en una lucha, en una demostración de nuestra fuerza para imponer, de la misma forma que lo intenta hacer el primer interlocutor, nuestras ideas. Nos sentimos poderosos explicando porqué nuestra opción es mejor que las anteriormente expuestas con tono alto para exhibir nuestro poder. ¿Y qué ganamos con este elevado desgaste? En la mayoría de las ocasiones absolutamente NADA positivo. Nos ponemos nerviosos, nos llenamos de rabia y energía negativa. ¿Para qué? ¿Para sentir que hemos ganado? Siento que esta demostración de poder se transforma muy habitualmente en una actitud demasiado habitual en nuestra vida personal y profesional. Tendemos a resistir las situaciones, queriéndolas superar con un cuchillo en los dientes por si alguien opina diferente estar preparados para poder contraatacar. 

"En la vida en ocasiones no podemos elegir lo que vivimos pero sí cómo lo vivimos"
Pero...¿Y si insistiéramos? Me refiero a ponernos delante de la situación e intentar leer qué está sucediendo, únicamente eso, intentando entender porqué debemos vivir ese momento, para qué ha aparecido en nuestra vida, porqué debemos compartir con esas personas esa experiencia. ¿Cuál sería el resultado? Creo que muy diferente y mucho más positivo. No malgastaríamos energía, viviríamos las situaciones en posición de "terceros" que observan, analizan y actúan desde la serenidad y no desde la rabia, eliminando la frustración y substituyéndola por el aprendizaje, seríamos capaces de vivir las situaciones de forma muy distinta. 

Espera...antes de decir que no funciona puedes probarlo, ponerlo en práctica y evaluar cómo te sientes. A mi desde hace un tiempo me funciona. ¿Por qué no te iba a funcionar a ti?

Buen fin de semana a tod@s!

lunes, 17 de abril de 2017

La FOTO del MARTES: Con solo muy poco...

Con solo muy poco hay gente que es muy feliz.
Con solo muy poco hay gente que es capaz de decir no a todo aquello que no necesita para vivir de forma mucho más sencilla.
Con solo muy poco nos damos cuenta del tiempo que hemos malgastado pensando en todo lo que no teníamos, sin darnos cuenta de lo que poseíamos.
Quizás con solo muy poco pensaremos que la vida puede ser mucho y poco a la vez.
¿Qué necesitamos para ser feliz? 
Con solo muy poco quiero ser feliz...

jueves, 13 de abril de 2017

Post del Viernes:¿Podemos IMPACTAR de forma positiva a los demás?

Me gusta este vídeo. Me gusta por lo que cuenta, por cómo lo dice. Me gusta que relacione la vida con correr y con el movimiento, con conocer, con tener y compartir con buenos amigos. Me siento totalmente identificada con ello, con cómo lo cuenta. Porque la vida debe serlo, sencilla, serena,...
Una de las ideas que transmite es cómo una persona puede impactar de forma positiva en los demás. ¿Podemos hacerlo? ¿Cómo?



Quiero pensar que sí. Miro a mi alrededor y veo personas que dejan diariamente una gran huella en mi persona. Me afectan positivamente por su forma de hacer, por lo que dicen y también por sus silencios, por sus palabras expresando el acuerdo y el desacuerdo con mis ideas. Me impresionan por lo que cuentan o por lo que callan. Paro y pienso en el pasado y en él también encuentro muchas personas que tuve la suerte de conocer, con las que compartí proyectos, voluntariado o simplemente un café. Me siento afortunada de poder haberme nutrido de tanta gente diferente que me ha hecho más persona, mejor profesional, que han colaborado en cambiar mi forma de pensar y de actuar. ¿Qué mejor regalo que este?

Hoy me vienen a la mente vivencias pasadas como si estuviesen sucediendo en este momento. Cómo olvidar el momento cuando presencié el nacimiento de dos pequeños gemelos en un discreto hospital de Costa de Marfil y la cara de entereza de su joven madre con tan solo 14 años de edad, ni una lágrima ni una queja sólo agradecimiento porque sus bebés estaban vivos. No olvidaré la persona que me daba la mano y me repetía que todo iba a salir bien mientras estaba ingresada por paludismo muy lejos de casa, el miedo descendió y mi esperanza subió por su proximidad y su respeto a mi dolor. No podré olvidar el golpe de estado en Perú que presencié y el abrazo con la persona que se escondía conmigo detrás de una puerta barrada con otros muebles para no ser descubiertas. No olvidaré tampoco momentos personales muy duros y las palabras de los que nunca fallan. Pero también, claro está, recuerdo especialmente los buenos momentos que me han hecho disfrutar de la vida en mi ciudad y viajando por todo el mundo: las risas en medio de países tan extraños como Jordania, India o por el Amazonas en Perú, las maratones compartidas en San Francisco, los runnings matutinos para descubrir ciudades tan distintas como la Habana, Hanoi o Tokyo, los abrazos cuando se consiguen éxitos que te hacen emocionarte y llorar de ilusión, todas las experiencias relacionadas a mi libro Femenino sin Límites http://www.plataformaeditorial.com/libro/3764-femenino-sin-limites , el momento de ver por primera vez a los peques de casa...Todos los recuerdos pertenecen en mi mente no por cuando y dónde sucedieron sino por las personas con los que los viví e impactaron en mi hasta transformarme. Creo que las que no lo hicieron, las que no me aportaron nada, ya han salido de mi memoria ¿Por qué mantenerlas en ella? Seguramente yo también habré salido de las suyas, con libertad y sin ningún peso añadido...

Con sinceridad y mostrando algo de ego me gustaría poder pensar que yo, aunque sea en muy pequeña escala o medida, he podido impactar positivamente en otras personas como muchas lo han hecho en mi. Sé que es una pretensión algo abusiva pero es un objetivo en mi vida y quiero seguir insistiendo en él.

Ese es mi deseo...y con él deseo a todos un maravilloso fin de semana de impacto positivo y mucho humor para tod@s!


lunes, 10 de abril de 2017

La FOTO del Martes: ¡No entiendo esta GUERRA, pero entiendo el SUFRIMIENTO!


Leo, intento entender porqué existe esta guerra, cualquier guerra.
Pero no lo consigo, demasiado complicado, demasiado intereses ocultos... 
Entiendo qué sucede pero no el porqué.
Pero lo que si que puedo entender perfectamente es el triste adiós que un padre debe dar a sus hijos ya muertos, a su mujer, a sus hermanos. Explican que ya no es capaz de llorar.
Rebeldes, yihadistas, armas químicas, ataques, bombas, miedo, muertes, niños, artefactos que llegan desde el cielo y matan cientos de personas en pocos minutos.
No me gustan estas palabras.
Hoy siento un frío intenso y pienso en el que deben  sentir cientos de personas que viven atrapadas en los campos de refugiados que otros humanos han construido para ellos.  Campo de refugiado, el nombre es irónico...¿les refugia de qué?
Sólo entiendo el dolor, la desesperación e impotencia.
Que pare ya por favor, quien pueda entenderlo, que haga algo.

jueves, 6 de abril de 2017

Post del Viernes: Los SUEÑOS cuando se cumplen dejan de serlo (7 meses viviendo en Nueva Zelanda)

Estudio, investigo y escribo. Estas son tres de las actividades más importantes que ocupan mis días y que me permiten sentirme feliz. Para mi vivir en Nueva Zelanda es poder desarrollar un gran sueño que habitaba en mi cabeza hacía mucho tiempo. Nunca había soñado vivir en las antípodas pero sí poder hacer un break en mi carrera profesional como docente y psicopedagoga para poder seguir aprendiendo, investigar, escribir futuros proyectos y desarrollar mi doctorado en psicología y educación en otro país. Y pudo ser y doy gracias por ello. Es verdad que el poder estar aquí no es cuestión de suerte sino de mucho trabajo y renuncias personales, así que ampliamente feliz con la opción elegida. Pero el conseguir mi sueño también me ha hecho comprender que los sueños, cuando se cumplen, dejan de serlo. Quizás puede parecer una frase algo brusca pero es una realidad absoluta. Cuando se consigue un sueño este deja de serlo, no muere pero si que se transforma porque modificamos nuestros pensamientos y sentimientos hacia él. Haciéndolo damos paso a otros que exigen su espacio y su valoración. Siempre deben haberlos, da igual el tamaño o la forma, el pretexto o el objetivo.

Durante estos meses intensos por muchos motivos he intentado valorar todo lo que tengo a mi alrededor. En ocasiones salgo al jardín y toco la tierra, acaricio la hierba por la mañana para sentir que está fría pero viva desprendiendo un olor intenso que nunca antes había valorado. Observo los altos árboles que me rodean, toco sus raíces y  troncos, siento su rugosa textura, y me doy cuenta que  estoy viva. Hoy quiero valorar los 7 meses vividos en un país en medio de la nada, tocando al polo sur, que a veces se mueve y se queja pero que posee increíbles paisajes y una población con una mentalidad muy práctica ante la vida. Revisar me ayuda a ser mucho más consciente de lo vivido y aprendido y de aquello que quizás ha pasado dentro de mi y que jamás había imaginado que sucediera. Podría destacar que:

- Siento que he ganado en confianza y seguridad personal, siendo capaz de valorar mucho más lo que soy capaz de hacer y sabiendo también el margen de mejora que me queda por realizar.
- Vivo más "lentamente" curiosamente haciendo el mismo número o más actividades que hacía en Barcelona. Todo recae en la actitud que eliges cuando haces las cosas.
- Ha crecido en mi un gran interés por la cultura Asiática, especialmente por Corea del Sur (que aún no conozco) y Japón (que me robó el corazón hace unos años). Quizás muchos factores me estén diciendo que debo conocerlas más.
- Valoro con intensidad mi incursión en la meditación : 21 minutos diarios que se han convertido en un espacio  muy importante en mi día a día porque me ayuda a parar totalmente, a mirar con los ojos cerrados y a sentir diferente, desde adentro, sin ninguna pretensión más que querer sentir. Quizás este vídeo puede ayudar a explicar mejor cómo la practico por si alguien se anima a hacerlo:


- Me alegra poderme expresar en otra lengua que no sea el catalán y el castellano, con tranquilidad y mucha más espontaneidad, pudiendo exponer importantes ideas y sentimientos. He constatado que saber idiomas te abre muchas puertas que antes no sabías ni que existían.
- Sigue creciendo en mi una conexión con la alimentación basada en todo aquello que ofrece las tierra: hortalizas, fruta, vegetales, semillas...y el estilo de vida que va asociado a él: valorar de otra forma el planeta, lo que nos rodea y nos alimenta.
- Me siento más unida y siento mayor respeto por la naturaleza y los ciclos que se dan en ella.
- Sigo intentando no avanzarme, dar espacio a la intuición, una práctica que da buenos resultados aunque cuesta no controlar.
- Valoro una y otra vez poder correr por parajes increíbles que me quitan el aliento y el habla.

Pero NO todo ha sido o es fácil. Por ello...

- Cabe destacar que todo gran cambio requiere un proceso de adaptación y yo he necesitado el mío para adaptarme a un país diferente: donde se hace y se piensa muy distinto, que le importa poco lo que pasa en Europa y que valora lo que tiene con simplicidad y naturalidad.
- Me cuesta soportar en ocasiones la dureza del clima y el frío intenso cuando se me hielan las manos y la cara y en esos momentos es cuando desearía estar muy lejos de aquí. Cada vez valoro más nuestro clima Mediterráneo.
- Hay momentos que me gustaría estar cerca de las personas a las que echo de menos, porque una pantalla o un mensaje nunca podrá transmitir lo mismo que el contacto físico o una mirada. Pero me doy cuenta que es un echar de menos que tiene una parte muy positiva porque me ayuda a valorar y a aprender a transformar el dolor en intensidad y cariño.
 - Intento superar el cansancio y a veces un cierto desánimo cuando las cosas no salen como yo deseo evitando preocupar a nadie. El cansancio acumulado por el ritmo de trabajo después de 7 meses sin vacaciones empieza a pasar factura...
- Me cuesta despedirse de los nuevos amigos hechos que regresan a sus casas y con los que he compartido muchas horas y ahora son parte de mi, sabiendo que a muchos de ellos será difícil volverlos a ver.

Evaluar nos permite saber en qué medida estamos viviendo y se están cumpliendo las metas que nos habíamos propuesto. También, y mucho más importante, cómo estamos y nos sentimos. Después de hacerlo toca seguir viviendo y aprendiendo...maravillosos objetivos.

Deseo a todos los que pasan por el blog que el paso de los meses y su evaluación suponga una gran motivación para seguir hacia delante, viviendo y disfrutando. Buen fin de semana para tod@s desde las Antípodas!

lunes, 3 de abril de 2017

La FOTO-VISUAL del Martes: Con muchas COSAS menos, cabe mejor la VIDA

"Con muchas COSAS menos, cabe mejor la VIDA"

Porque si está llena...¿Cómo van a llegar nuevas oportunidades?
Porque si nos sentimos repletos...¿Cómo vamos a aceptar que las cosas cambian, se modifican?
Porque si controlamos todo lo que poseemos ¿Cómo vamos a dejar que algo nuevo nos sorprenda?

Dejar espacio a todo lo que está por llegar, por sentir, por pensar...


Visual Thinking Life by @marato2011

jueves, 30 de marzo de 2017

Post del Viernes: La IMPERMANENCIA de las cosas

Llego a la clase y no puedo mover las manos, las siento como dos bloques de hielo. Hoy el frío se ha apoderado de mi cuerpo y parece que no quiere salir de él. Intento coger un bolígrafo para empezar a escribir pero no puedo. Toco mis manos y las siento inertes, sin capacidad para reaccionar. Lo intento de nuevo, el bolígrafo vuelve a caer sobre la mesa, lo vuelvo a intentar y vuelve a pasar. Me envuelve un sentimiento de impotencia que me disgusta porque no soy yo quien controla la situación, porque es más fuerte que yo. Este problema pasajero y casi ridículo me ayuda a constatar que:

- No me gusta sentirme débil o impotente.
- Me entristece y hasta me enrabia no poder hacer en un momento determinado aquello que deseo.
- Me da miedo pensar que algún día las fuerzas me puedan faltar.
- Sé que no poder elegir me limita y empequeñece.

Me paro y pienso que debo seguir aprendiendo que la vida también es esto: aceptar que las cosas no siempre salen como tú deseas. Por otro lado reflexiono y pienso que en ocasiones sentirse más débil te puede ayudar a pensar en tus fortalezas para buscar nuevas soluciones, aprendiendo a agradecer con más intensidad todo lo que sí que eres capaz de hacer o sentir. Pienso en la cara y la cruz que tienen todas las cosas para aprender con qué parte  quiero quedarme.

Miro mis manos de nuevo y cambio mi mirada. Respiro para agradecer todo lo que tengo a mi alrededor. Por tener muchas partes del cuerpo que sí funcionan. Por tener tiempo para hacerlo. Por sentir que estoy viva. Por querer vivir la vida sin un ritmo frenético, apurada, preocupándome por cosas que no acabarán pasando, intentando controlar factores que están fuera de mi control.

Mientas mis manos empiezan a reaccionar pienso en término budista de la impermanencia porque entenderlo me ha hecho aceptar la temporalidad de todas las cosas, porque todo llega y todo pasa...porque es así... todo acaba y se descompone y aceptarlo nos permite vivir con más serenidad. Reconocer y aceptar que no podemos controlar el destino nos permite saborear mucho más el presente, vivir más intensamente el aquí y el ahora, porque las cosas que proyectamos  ¿realmente acabarán sucediendo? 

El filósofo Alain Watts afirmaba:
"Es en vano que podamos predecir y controlar el curso de los acontecimientos en el futuro a menos que sepamos vivir en el presente. Es en vano que los doctores prolonguen nuestras vidas si nos pasamos el tiempo extra ansiosos por vivir todavía más tiempo"

Vivir en el presente sin tener miedo a nuestras debilidades o a la muerte para  vivir una vida significativa...por ello nos tendría que asustar más vivir una vida con miedo que el mismo morir.

Una  reflexión más totalmente impermanente para desearos un buen fin de semana a tod@s!

lunes, 27 de marzo de 2017

La FOTO-VISUAL del Martes: Como gastamos nuestros días, es como gastamos nuestras vidas

"How we spend our days is, of course, how we spend OUR LIFES"
(Como gastamos nuestros días, es como gastamos nuestras vidas)

¿En qué gastamos nuestra vida? ¿Quién lo decide?
La meditación o simplemente pararse a pensar en las actividades que realizas cada día te permite analizar cómo  GASTAS tu vida, porque se gasta y agota, sin ser conscientes de ello.
En ocasiones vivimos vidas que no son las nuestras, aspiramos ideales ajenos o soñamos los sueños de otros.
Nuestras aspiraciones se confunden con la de terceros, anhelamos muchas cosas que en el fondo no deseamos, luchamos por conseguir proyectos que después de conseguirlas nos son indiferentes o ya no queremos.
Antes esta manera de vivir la vida ¿podemos ganar en consciencia y pasar a dirigirla? 
Mi respuesta es sí:  descubriendo quién eres, qué haces y qué sientes.

Saber quién eres y qué quieres hacer con tu tiempo te acerca a lo que ERES y a lo que QUIERES. Después toca trabajar con constancia, movimiento, esfuerzo, creyendo en uno mismo...
Tener consciencia de lo que somos y hacemos nos ayuda a ser más sensibles, menos soberbios y egoístas, dejándonos de mirar al ombligo para mirar al exterior y poder apreciar lo ordinario con mucho respeto.
GASTAR la VIDA haciendo cosas que no le dan VALOR es como NO VIVIR.


by @marato2011

jueves, 23 de marzo de 2017

Post del viernes: No tener la obligación de pensar HOY como lo hacíamos ayer

Esta semana he estado pensando mucho inspirada por esta frase:

"No tener la obligación de pensar HOY como lo hacíamos ayer"

Parece que en ocasiones nos cuesta aceptar que las cosas cambian y que nosotros también lo hacemos. Lo medito y me parece ridículo pensar que vivimos aferrados a lo que siempre hemos dicho, pensado o hecho. No entiendo que alguien justifique una actuación que puede llegar a ser errónea con un: "Es que siempre se ha hecho así".  Cuando la escucho, debo confesar que me molesta porque no la acabo de entender, porque pensar así limita, tensa, contrae. También me incomoda cuando alguien me cuestiona por qué pienso o actúo diferente a como lo hacía anteriormente en tono inquisitivo. La vida es movimiento y cambio continuo, sin lucha o oposición, ¿por qué negarnos a ello?

Siento, con libertad y serenidad, y puedo afirmar que pienso diferente a como lo hacía unos meses, a como lo hacía hace una semana o simplemente como lo hacía ayer. Y me gusta mucho, porque el cambio es evolución. Desde hace meses vivo mucho más conectada a la naturaleza. Vivir en un país como New Zelanda ayuda mucho, no puedo negarlo. Mi vida diaria y mis cambios están unidos a cómo cambia lo que hay a mi alrededor. Puedo observar como aparecen nuevas plantas y flores que jamás había visto, lo hacen lentamente y después de un tiempo mueren para dejar paso a otras especies. El cambio siempre se hace en silencio, con respeto pero sin miedo. Lo mismo pasa con los animales. Salgo diariamente a correr por la montaña y corro acompañada por pájaros que no sé como se llaman pero sí como vuelan, ovejas que parecen que sonríen, cabras saltarinas, o conejos escurredizos...y cada uno sigue su ruta y camino, yo también el mío. Ninguno de ellos son como lo eran ayer, tampoco yo.

Para mi RENOVARSE es:

- Salir de allí donde estés sin miedo al que dirán, o lo más importante, sin miedo a lo que tú piensas.
- Dejar de controlar todo y en todo momento.
- Poder pensar diferente sobre un tema y no avergonzarse por ello.
- Reírse de algo que se había convertido en un hábito y ahora ha dejado de serlo.
- Probar todo lo nuevo que está a nuestro alrededor y después opinar si te gusta o no.
- Pensar en hoy, sin que haya un mañana ni un pasado que nos ahogue.
- Vivir sin apretar, aprender a soltar, a no retener, a desprenderse...la confianza es algo que debe ejercitarse.
- Abandonar el NADA y el TODO.
- Limpiar la mirada para descubrir el verdadero color de las cosas.
- Constatar que nada permanece estable, nada es duradero, ni nosotros mismos y alegrarse por ello.
- Aceptar que la mutualidad es una gran noticia.

Por todo ello intento aprender a dejar de condenarme por quien fui en el pasado por la sencilla razón de que a quien ahora juzgo y repruebo ya no existe porque soy otra persona, desde hace unos días, unos horas o tan sólo unos minutos. Por eso me aferro a pensar que:

"El verdadero progreso consiste en renovarse"
A. Vinet

Cada día, cada hora, cada minuto, en cada instante...

Buen fin de semana Renovador para tod@s!

lunes, 20 de marzo de 2017

La FOTO del Martes: Sentirse pequeño para llenarse de grandeza

Sentirse pequeño, desprotegido, sin saber cómo dar el siguiente paso.
Pensar que todo es grande, que la situación te supera.
Creer que eres débil, que no eres capaz se estar a la altura de las circunstancias.
Y al fin descubrir que te estás comparando, que has dejado de mirar hacia dentro poniendo toda tu fuerza y energía en el exterior, en los demás, alejándote de quien eres realmente.
Entonces llega ese momento donde vuelves a comprender que simplemente debes ser tú, nada más, simplemente eso...
Llegar hasta aquí y sentirte feliz por ello.

Little Elephant

jueves, 16 de marzo de 2017

Post del Viernes: ¿Somos los "Likes" que ponemos y los posts que compartimos?

Desde hace algún tiempo me tiene muy intrigada el pensar si es posible describir y conocer a una persona por los Likes 👌 o Dislikes que pone en diferentes plataformas (Facebook, Instagram...) o por las noticias o fotografías que comparte en su muro o perfil...y he  llegado a una conclusión: creo que sí.

Durante algún tiempo he estado observando muchos perfiles y mientras lo hacía  iba escribiendo en mi cuaderno de notas diferentes categorías que podrían caracterizar a las personas "observadas" según el uso que realizan de las redes sociales. A cada escala le he asignado un título  para facilitar el entendimiento:

A. Pon siempre un LIKE en tu vida: son aquellas personas que ponen Likes a todo (poquísimos o nulos dislikes), les guste o no les guste, detrás no esconde ninguna reflexión, es sólo un impulso. El hecho de participar siempre les provoca tranquilidad y placer. Tienden a compartir en su muro todo aquello que ven (y no digo leen) en los muros de sus amigos o conocidos sin perder tiempo en descifrar qué  está compartiendo realmente. Pregunta: ¿colegas o  falta de criterio?

B. Anclados en el pasado: son aquel tipo de personas que les gusta compartir fotos antiguas, historias que ya sucedieron hace algunos años acompañándolo con comentarios como: "qué bien nos lo pasábamos" o "aquello si que era vida" con la creencia de que "todo lo vivido siempre fue mejor". Suelen poner pocos Likes o Dislikes en publicaciones de terceros . Pregunta: ¿Les da miedo el presente o futuro o tienden a distorsionar la realidad?

C. Causas que pesan: personas que utilizan el emoji del lloro y prefieren compartir en su muro mayoritariamente noticias que nos recuerdan "lo mal que estamos y lo hacemos": asesinatos, robos, violaciones, historias relacionadas con luchas pasadas hace años, guerras, violaciones de derechos... Pregunta: ¿Realistas o extremadamente pesimistas? ¿Denuncia o disfrute?

D. Astros del deporte o pseudo-profesionales: les gusta compartir qué desayunan antes de su entrenamiento o carrera, cuántos km han corrido, nadado o acumulado con su última ultra-sónonica bicicleta especificando cuántos de ellos han sido agónicos y describiendo lo mal que lo han pasado (con pocas ganas de compartir los buenos momentos porque parece que valen menos), cuántas calorías exactas han consumido, los dolores musculares que acarrean pero que no les hace saltarse un entreno. Suelen comentar las sesiones de entrenamiento de los demás utilizando expresiones como: "Máquina" "Fuera de serie" o "Crack" ...Pregunta:¿Apasionados o obsesivos egocentristas?

E.  Yo no comparto, observo: los imagino con gabardina y escondidos detrás de una esquina con su portátil o teléfono en mano. Correspondería al grupo de personas que se abren una cuenta en diferentes redes sociales pero que no comparten nunca nada aunque pasen muchas horas utilizándolas observando lo que cuelgan o comparten los demás, adquiriendo información que quizás podrán utilizar en un futuro próximo. Son los que cuando se les preguntan si tienen Facebook o cuenta en Twitter explican que ellos no las tienen porque son una gran pérdida de tiempo. Pregunta ¿Observadores silenciosos o cotillas en potencia?

F: Yo siempre estoy perfecto: hombres y mujeres que comparten únicamente aquellas fotografías donde aparecen espléndidos. En sus muros nunca encontrarás un pelo fuera de lugar, ojeras o vestidos con una combinación equivocada de ropa. Tienden a aparecen exultantes de alegría  en lugares de ensueño o pasándolo mejor que los demás. Pregunta: ¿Esclavos de la imagen o percepción equivocada de su propio yo?

G. ¿Obsesionado yo?: personas mono temáticas a las que le gusta compartir y compartir y compartir información sobre un tema específico. Entre estos "mono temas" encontramos: educación, cuidado de los hijos, running,...no se atreven a compartir o comentar otro aspecto que no sea su tema de elección afirmando que lo demás no les importa.

I. El "fogonazos": son aquellas personas que aparecen en la redes sociales de forma intensa durante una temporada escribiendo, compartiendo noticias, reflexiones, subiendo muchas fotos y posteriormente desaparecen sin dejar rastro no sin antes informar a los demás que necesitan "desintoxicarse" de las plataformas utilizadas ya que las consideran dañinas y ladronas de tiempo. Después de un corto pero intenso silencio vuelven a aparece siguiendo el mismo patrón: intensidad en la red y desaparición y "repeat".

En estas categorías podría incorporar otras o hacer versiones "mixtas" entre ellas (por ejemplo Astros del deporte o pseudo-profesionales y ¿Obsesionado yo?) pero me parece que las expuestas pueden describir de forma muy "irónica" (que nadie se sienta ofendido) como nos mostramos ante los demás. Cuando compartimos y opinamos siempre alteramos la realidad. Cada persona es libre para utilizar las redes sociales tiene como más le guste o le apetezca oportuno, faltaría más...pero quizás da para reflexionar...
Yo ya he analizado mis perfiles y muros ...¿Te atreverías a hacerlo tú?

Buen fin de semana de Redes para tod@s!

lunes, 13 de marzo de 2017

La Foto del Martes: ¿Esperar a qué?

Esperamos y esperamos y no dejamos de esperar...
Postergamos creyendo que algo mejor está siempre por llegar...
Pero hay gente que vive diferente...
Hay personas que se atreven a empezar de nuevo pensando que tienen una segunda oportunidad. Rompen, se atreven, empiezan otra vez, se renuevan porque tienen nuevas ideas a las que quieren dar vida, nuevas ilusiones, porque sienten que pueden hacer algo totalmente distinto, porque asumen el riesgo como parte del camino. 
¿Si otros son capaces de hacerlo? ¿No lo seremos nosotros?

Photo by @Chang IM

jueves, 9 de marzo de 2017

Post del Viernes: Tener TIEMPO para decidir si puedo ser FELIZ

Tengo la suerte de convivir con gente que me enseña, me impacta, que me permite afirmar que el ser humano es único y irrepetible. Hoy quiero hablar de dos personas, una pareja de Corea del Sur con la que tengo la suerte de vivir y compartir muchos momentos.  ¿Por qué hablar de ellos? Porque con ellos he podido seguir constatando la importancia de uno de los factores fundamentales en mi vida: el tiempo . Nunca hubiese pensado que podría hacerme amiga de dos personas tan distintas culturalmente a mi, con un pasado absolutamente distinto pero que hemos podido descubrir, con el paso del tiempo, que tenemos más cosas que nos unen que nos diferencian.

En nuestras conversaciones me cuentan su experiencia cuando eran estudiantes, especialmente cuando eran pre-universitarios. Se levantaban a las 4.30h para estudiar y no dejaban de hacerlo hasta las 11 de la noche. Consumían su tiempo en la escuela y alargaban su jornada en academias privadas para poder conseguir excelentes notas que le permitieran acceder a una buscada plaza universitaria. El objetivo se transformaba en ser los mejores, recibiendo la presión de profesores, familiares y especialmente de una sociedad competitiva, dura, que les robó lo que más necesitaban: tiempo para jugar, tiempo para soñar y para elegir. Escuchando su vivencia y conociendo que Corea del Sur es uno de los países que anualmente aparecen en las listas de muchos informes como modelo a seguir por sus fantásticos resultados educativos me permito sugerir que quizás deberíamos hacer un top ten de las cosas que los niños de aquel país dejan de hacer o les toca vivir para estar siempre en los rankings mundiales o Informes PISA. No soy quien para juzgar un sistema educativo en el que no he trabajado y del que también conozco aspectos positivos y  métodos que considero acertados. Únicamente me pregunto: ¿Cómo devolverles el tiempo que les faltó para jugar o poder elegir qué deseaban hacer con sus vidas?

Después de tantos años de estudio y de acabar la universidad accedieron a un buen puesto de trabajo en Seul pero empezaron las inacabables jornadas de trabajo en la oficina y, cuando conseguían salir de ellas , tenían la obligación de seguir pegados al móbil para poder resolver cualquier inconveniente que pudiera surgir en la empresa sin tener de nuevo la oportunidad de poder hacer algo más que trabajar. Me entristece escucharles cuando me cuentan que NUNCA tuvieron tiempo libre, que no tienen hobbies porque nunca se plantearon qué les gustaba hacer porque otros ya elegían por ellos. Me aterra pensar en la cantidad de horas que pasaban dentro de un aula o en de una oficina, recibiendo la presión de sus padres o superiores, muchas veces exhaustos sin tiempo ni fuerzas para pensar si eran felices o deseaban otra tipo de vida. ¿Qué es la felicidad? me preguntan, quizás tener tiempo para ser feliz.

Cuando hablo con ellos no encuentro ninguna queja, sólo algo de tristeza que queda escondida detrás de miradas que se pierden en el vacío y piensan en su pasado. Ahora en Nueva Zelanda se sienten libres, estudian duro pero porque quieren no porque alguien les obliga, empiezan a saber qué hacer y cómo disfrutar de su tiempo, a decidir por ellos mismos, a planificar otro tipo de vida. Me gusta estar con personas como ellos:

-  Por su fortaleza y entereza.
-  Por su sencillez y honestidad.
 - Por su valentía.
-  Por su gran sentido del humor.
-  Por su exquisita educación.
- Por cómo le sonríen a la vida  y valoran cualquier oportunidad para aprender.
-  Por su entusiasmo en pensar que otro tipo de vida es posible, sin mirar con angustia al pasado y sintiendo mucha ilusión por el futuro.
- Porque pretenden ser su mejor versión no los mejores.

Pienso y constato más que nunca la importancia de tener tiempo para saber qué queremos hacer, a qué queremos dedicarnos, qué es lo que nos gusta o disgusta. Tener tiempo para parar, para observar, disfrutar, tiempo para leer, pasear, reír con los amigos...simplemente eso, tiempo. La amistad no entiende de idiomas, culturas o procedencias...agradezco que la vida me de tiempo para poder conocer y convivir con personas que me hacen eso, ser más persona.

Ayer me decían que en su juventud nunca se habían preguntado si eran felices, hoy tienen tiempo  y su respuesta es SÍ. ¿Cuántos de nosotros somos capaces de  hacernos la misma pregunta? ¿Por qué tenemos tanto miedo a la muerte como al vivir? ¿Por qué nos aterra equivocarnos y tener que decidir? Paremos y pensemos cómo podemos vivir sin miedo porque las cosas son eso, simplemente cosas, y la vida sólo es eso, simplemente vida.

Buen fin de semana en compañía para tod@s!